Los Arcanos Menores

Los Arcanos Menores fueron añadidos a la baraja del Tarot para ayudar a tratar asuntos relacionados con el plano físico.

Los cuatro palos de los Arcanos Menores (Copas, Pentáculos, Varas y Espadas) están vinculados a los signos del Zodíaco, a los cuatro elementos del mundo antiguo, a los cuatro tipos psicológicos básicos y a otras muchas correspondencias. Tales asociaciones fueron fundamentales para la visión mística del mundo; la idea de que todo está conectado con todo lo demás en el Universo. La raíz de esta filosofía se encuentra en el corazón de la adivinación, la astrología, la geomancia, la magia, la alquimia y similares.

El Universo o Cosmos es visto como una vasta entidad viviente, y cada parte contribuye al todo mayor, por lo tanto tiene significado y valor. El antiguo dictado hermético, “Como es arriba es abajo” resume la teoría de que todo en nuestra Tierra refleja y refleja el funcionamiento de la Mente Universal.

Los Arcanos Menores muestran los eventos del día a día y cómo estos te afectan. Estas son las cosas que componen la mayor parte de nuestras vidas, y aunque a menudo parecen insignificantes, a menudo es nuestra reacción a ellas la que desencadena los grandes cambios.

Se puede decir que la experiencia en la vida está definida por tus sentimientos en cada momento de la existencia; el Arcano Menor refleja no sólo estas experiencias, sino la manera en que las exteriorizas.

Una lectura de los Arcanos Menores muestra cómo te ves afectado por problemas cotidianos como la salud, la familia, el hogar y el trabajo.