Tarot – Origen (el camino real)

El autor original del Tarot es desconocido. También es incierto en cuanto a dónde y cuándo el Tarot llegó a existir, pero algunos creen que se originó en el Antiguo Egipto hace unos 3.500 años y fue traído a Europa por los Rom, o gitanos, cuando viajaban a Europa desde la India.

La palabra Tarot está compuesta por las dos palabras egipcias,”Tar” que significa real y “ot”que significa camino – el Camino Real (Destino o Camino Espiritual). La primera aparición del oráculo en Europa parece haber sido a finales del siglo XIV, muy probablemente en Italia.

La creciente intolerancia religiosa de los primeros cristianos, y sus intentos de suprimir el conocimiento esotérico, la sabiduría y las verdades sagradas de la humanidad, con el fin de inculcar y hacer cumplir su propia “Ley del Hombre”, obligó a los filósofos de la época a encriptar los secretos esotéricos en las cartas del Tarot para mantener la antigua sabiduría, los misterios y las verdades ocultas y a salvo de la manipulación y la persecución.

El Tarot fue ideado utilizando los principios de la Cábala (el Árbol de la Vida – Yggdrasil se exhibe prominentemente dentro de la cubierta) y las Runas, la Astrología, los Elementos y la Numerología y muchos otros oráculos de la antigüedad. El Tarot también incorpora y se relaciona con el I Ching, el color y su vibración e influencia, y los Chakras. El simbolismo juega un papel intrincado y es sinónimo de todos los oráculos.

El Tarot consiste en un mazo de setenta y ocho (78) cartas en total. Se compone de 22 cartas de Arcanos Mayores numeradas del 0 al 21 y de 56 cartas de Arcanos Menores.

Los Arcanos Mayores están compuestos por veintidós cartas, que es el número de letras del alfabeto hebreo, el número de los Senderos Rúnicos en el Árbol de la Vida de la Cábala, y es un número de Maestro en la ciencia de la Numerología.

Las diez cartas numeradas en cada palo de los Arcanos Menores, corresponden a las diez Sefirot del Árbol de la Vida.

10 Sefirot en el Árbol de la vida de la Cábala

 

Los Arcanos Mayores tienen relevancia directa para la Cábala Hebrea porque no sólo el número de cartas corresponde al número de letras del alfabeto hebreo, sino que muchas de las cartas sugieren simbolismo para Yggdrasil (el Árbol de la Vida de la mitología nórdica) que constituye la base de gran parte de la sabiduría Cabalística.

Los Arcanos Mayores representan las diferentes etapas de la vida que debemos atravesar hasta que nuestro “viaje del alma” se complete. A lo largo de la naturaleza de nuestra existencia en este planeta como seres humanos, nos encontraremos con varios comienzos y finales a lo largo de nuestra vida, que están representados por los arquetipos retratados en las cartas.

Los Arcanos Mayores representan asuntos relacionados con el alma, el espíritu o el destino de nuestras vidas que a menudo indican lecciones y temas kármicos que debemos experimentar en esta vida. Señalan cuestiones que están ocurriendo dentro de nuestra psique, en lugar de eventos externos, cotidianos, como se describe en los Arcanos Menores.

El número de cartas en los Arcanos Mayores, 22, es también un Número Maestro en la ciencia de la Numerología. Ver numero 22 en numerología.

Los Arcanos Menores consisten en las 56 cartas restantes, y representan los detalles más ordinarios que forman un patrón significativo en nuestras vidas. Describen los acontecimientos del día a día de nuestra vida cotidiana. Estos eventos no son situaciones cataclísmicas o que cambian la vida, sino más bien las rutinas diarias de la familia, el hogar, el trabajo y la supervivencia.

Las 56 cartas de los Arcanos Menores se dividen en cuatro grupos de catorce cartas; cada palo consta de 10 cartas numeradas y 4 cartas de la Corte. Los palos, Copas, Oros, Espadas y Varas, se relacionan con los cuatro elementos básicos de la vida:

  • Agua – Copas
  • Tierra – Espadas
  • Aire – Oros
  • Agua – Varas